Enrique Peña Nieto: ¿el regreso del PRI?

El abanderado a la presidencia de México por parte del PRI, Enrique Peña Nieto, no obstante los continuos errores y un movimiento juvenil en su contra, mantiene su ventaja en las preferencias según los últimos sondeos. No obstante y estadísticamente, como lo hemos advertido, su ventaja puede considerarse irreversible, llama la atención que una pobre actuación en el debate entre los candidatos y las presiones sobre su candidatura, no hayan afectado a ésta más de un 1 por ciento.


Enrique Peña Nieto puede considerarse afortunado por el posicionamiento previo que, de la mano de la empresa Televisa, generó durante su gestión como gobernador del Estado de México. Los millones de dólares en propaganda y manejo de imagen pueden considerarse bien invertidos, pues todos los errores que lo llevan a ser vituperado en la redes sociales y demás frentes de opinión como un tonto, no parecen afectar su márgen de victoria. De ahí las sospechas contra los medios de comunicación y empresas encuestadoras. Tal vez su ventaja, como aquí mismo hemos señalado, puede considerarse estadísticamente irreversible, sin embargo, genera sospecha que los continuos errores y el repudio de sendos grupos estudiantiles (no obstante estos jóvenes representen un 30% del padrón electoral) no hayan impactado más allá de un uno por ciento en las preferencias del candidato del PRI.

¿Cómo es posible que quien resulta el hazmerreir de los panfletos y ese retratado como un tonto por los caricaturistas se mantenga al frente de las preferencias por tan amplio margen? ¿Acaso los mexicanos quieren un presidente de caricatura o es que así ven al conjunto de su clase política? De poco parecen servir los amplios logros y bases prospectivas de gobierno que ha sembrado la izquierda en la capital de la República. El izquierdista, Andrés Manuel López Obrador, ha incrementado considerablemente sus preferencias colocándose por encima de la aspirante del partido en el gobierno, sin embargo, Peña Nieto mantiene una ventaja de casi veinte puntos en el diferencial.

Si Peña Nieto mantiene sus errores y bajo performance, seguramente perderá seguidores en las próximas semanas, pero la pregunta resulta: ¿Cuántos? O si es que estamos ante una candidatura mediática que será soportada en su transcurso por las empresas de comunicación. Lo relevante es que ya no los jóvenes de las universidades públicas, sino también los de las privadas han dado su aprobación al aspirante de la izquierda y ello puede ser crucial hacia la recta final del proceso. Si la candidatura de Peña Nieto está inflada mediáticamente, las cosas en México podrían derivar en un conflicto “pre” y “post” electoral.

En cualquier caso, el regreso del PRI amenaza a México. Ello si se considera que a Peña Nieto lo acompañan los intereses corruptos enquistados en el PRI y salen a la luz a través, ahora, de los exgobernadores de Tamaulipas y Puebla, respectivamente, Tomás Yarrington Rubalcava y Mario Marín; la ex gobernadora de Tlaxcala y bien llamada por la candidata de Nueva Alianza al gobierno del Distrito Federal, Rosario Guerra, candidata “golondrina” Beatriz Paredes Rangel (por demás socia y cómplice declarada del ex “gober precioso” de Puebla); así como los intereses más cercanos a Peña Nieto y que aún huelen a grupo Atlacomulco.

Peña Nieto es la máscara de un pasado que debiera hundirse en su corrupción hasta desaparecer pero que ahora amenaza con reaparecer y sumergir a la política en México en una nueva edad oscura. Una edad que, dadas las circunstancias globales y el complejo contexto internacional, podría hundir definitivamente las endebles expectativas de desarrollo de México; esas que aun la derecha gobernante se ha encargado de mantener en el estancamiento.

Por ahora, lo más preocupante resulta la radicalización que pudieran sufrir los comicios mexicanos y es que ya los priístas parecen haber operado su respuesta y se convoca a una Marcha Anti-AMLO este miércoles a las 10 hrs., del Monumento de la Revolución al Zócalo. Como parte de este contexto se ha dado a conocer un presúnto frauda hacia las mujeres que formaron el movimiento de Las Adelitas de Andrés Manuel López Obrador. En voz de su abodado, Álvaro Hernández, se afirma que dichas mujeres eran obligadas a ir a mítines y plantones, incluído el famoso plantón en Avenida Paseo de la Reforma. Asimismo, informa, les fueron solicitados 150 mil pesos para el otorgamiento de viviendas que no les fueron otorgadas ni devuelto el monto económico. Finalmente, las acusaciones aseguran que las mujeres eran obligadas a tirarse al piso para impedir el paso de camiones de senadores cuando se votó la reforma electoral.

Se trata, sin duda, de una respuesta de los operadores político-electorales del PRI. La pregunta es, ¿cuál será el clima electoral que se viva en torno al próximo 2 de julio?

Comments are closed.