La izquierda… ¿puede ganar?

Enrique Peña Nieto comenzó el proceso de sucesión presidencial con una ventaja de más de 20 puntos sobre su más cercana contendiente, la candidata del oficialista Partido Acción Nacional. A un par de semanas de la elección, el periódico Reforma reportó una ventaja de tan sólo cuatro puntos y no sobre la panista, sino sobre el candidato de la izquierda Andrés Manuel López Obrador. ¿Puede ganar la izquierda la presidencia de México?


No hay cifras en México que permitan establecer un estudio consistente. No obstante el márgen de error tolerable de una encuesta recáe en el orden del 3%, en México las cifras de las casas encuestadoras varían por hasta 30 puntos de diferencia. Conclusión: no sirven. Se trata de encuestas contratadas para la opinión públical. Nuestras fuentes, sin embargo, tuvieron acceso a información proveniente del Comité Ejecutivo del PAN y que aparentemente tienen al frente al priísta Enrique Peña Nieto con un 29%, seguido de Andrés Manuel López Obrador con 26% y Josefina Vázquez Mota del PAN con 20.7%. Esto es, el candidato de la izquierda estaría virtualmente empatado con el candidato del PRI.

Hasta dónde llega el trabajo mediático de Peña Nieto y si éste influyó en el abismal margen de ventaja con el que inició la contienda, es difícil saberlo. Lo cierto es que Peña Nieto es un producto de los medios de comunicación, específicamente de la empresa Televisa y no un político con bases y formación sólidas. Desde su lamentable participación en la Feria Internacional del Libro de Guadalajara en 2011, Enrique Peña Nieto comenzó un via crucis de errores que, sin duda, le han ido restando simpatizantes. Ahora bien, ¿en cuánto ha caído su presunta ventaja? ¿Puede ganar la izquierda el proceso electoral de 2012?

Tras el segundo debate presidencial, resulta un hecho que la elección se posiciona entre el PRI y el PRD; entre Enrique Peña Nieto y Andrés Manuel López Obrador. Y si damos credibilidad, ya no a los números de la opinión pública sino a nuestras propias fuentes, entonces, el perredista cuenta con el mejor escenario para ganar. Más allá de las cifras, las tendencias aún sin consolidarse entre uno y otro, se establecen a la baja para Peña Nieto y Josefina Vazquez Mota, y a la alza para Andrés Manuel López Obrador. Esto último, tomando en consideración el potencial escenario de un empate técnico a poco menos de 15 días de la elección, significaría que el perredista puede rebasar al candidato del PRI.

Si bien las cifras públicas no ofrecen certeza y existen elementos para ser escépticos con respecto a las cifras privadas, hay indicios adicionales que nos hablan del estado actual del proceso: (1) el comportamiento de Josefina Vázquez Mota durante el segundo debate, advierte que, efectivamente, ha caído a la tercera posición; (2) La incorporación de Marcelo Ebrard, Jefe de Gobierno de la Ciudad de México, a los spots de Andrés Manuel y la campaña de los diputados y senadores del PRI contra éste y que fuera retirada por el IFE, dan un indicio claro que el tabasqueño puede estar cerca de Peña Nieto.

Ahora bien, no obstante el posicionamiento inicial de Peña Nieto, estadísticamente irreversible, se ha visto afectado por sus continuos errores, la propaganda conjunta del PAN y del PRD, y más recientemente, por el impacto del movimiento #YoSoy132 así como por los efectos colaterales de la política federal contra el narcotráfico, creemos que la ventaja del priísta mexiquense no se ha desvanecido por completo. Resta aún el efecto de la desesperación del PAN y su campaña dirigida ahora, también, en contra de López Obrador. Asimismo, el segundo debate no resultó determinante para López Obrador, antes bien, ello aunado a un pobre desempeño en el programa Tercer Grado de Televisa, hacen que López Obrador no haya encontrado aún la plataforma discursiva y de imagen, decisiva para batir las aspiraciones de Enrique Peña Nieto. Pero más aún, resta el crucial elemento de la operación política durante la jornada electoral, aspecto en donde el PRD y la izquierda en su conjunto, históricamente, no se han visto favorecidos.

En un escenario de estas características los menores signos pueden advertir el estado real de las tendencias en torno al primero de julio. Habrá que estar muy atentos a lo que las estrategias nos puedan decir.

Post Tagged with , , , ,

Comments are closed.