Sep 172010
 

BodyLayer

Ascenso y descenso convergen en un punto-instante de fugaz de eternidad, allí donde todo nacer es muerte y donde todo lo pasado se encuentra en porvenir. Ese punto-instante de tensión conformadora, es mi cuerpo; un presente donde todo converge. Asimismo tu vagina, el clítoris o la semilla que descubre el aliento de la tierra. Al final de cuentas, se trata de un coito; el choque de mi mano contra tu mano; la lucha de mi corazón y el tuyo; Inanna y Dúmmuzi. Pasado y Por-venir como dos muslos o gotas de miel que se extienden hasta mi garganta, mordisco a mordisco, beso a beso que bebo como el mar de las aguas profundas de tu misterio. Sólo entonces, es posible crecer hasta el plenilunio.

¡Oh, Vida! Mi sagrada Vida o pretérita mujer de miel que endulzas mi futuro. A cada instante fugaz, mi cuerpo exuda tus muslos de primavera y tus pétalos de tibia oscuridad; esos que quisiera robar con mi lengua desde la casa del polvo. Quiero absorber lento tus espasmos y arrancar con mis dedos las hebras del liguero envejecido; telaraña que tiembla con el latir de mis dígitos.

El presente es puro anhelo. Anhelo chupar la vida de tus piernas, de mi pasado, extraerla de tu vagina, dejarme llevar por esa tumba bendita de la cual todo proviene, hasta desaparecer entre tu vagina; en mi futuro. Quiero sembrarme dentro de ti, para nacer de mil noches silvestres. Ya sólo anhelo abundar en tu saliva para alumbrar futuro de tus letras.

¡Vida! ¡Mi sagrada Vida! Cuánto deseara clavar las uñas en tu carne perdida. Tan sólo un beso tibio de tu clítorisque insemine el instante, el presente, la presencia, este punto o tensión continua; mi cuerpo, una semilla o gota de miel. Necesito de tus aguas para nutrirme. Necesito de tu sudor, de tu humedad, necesito besarla con mi punta, antes de sumergirme en tus secretos; vaivén que recuerda la cuna y el descenso a la tumba.

¡Vida! ¡Mi Sagrada Vida! Succióname fuerte, apriétame como una flama. Viérteme en la oscuridad de tu cuerpo y entonces hierve… ábrete de nuevo; fugaz como un parto o una tumba; fugaz como un orgasmo, como un segundo, como el presente o eterno pasado que adviene.

Eterno como tu beso íntimo de abismo; incandescente tu vulva, mi secreto…,

…tus labios.

Un beso, un eterno segundo eterno.

Sorry, the comment form is closed at this time.