Jun 142013
 
Niña

Vamos mi dulce niña, date la vuelta y que me arrastre el caudal de tu cabello oscuro. Yo soy ese, tu aliento. Soy la palabra de tus labios de fuego; víctima de una lengua semejante a tu cuerpo desnudo. Anda oprime, ¡hazlo fuerte! Yo soy el fruto que no puede más que contemplarte y está por amanecer. Querida, ¿no puedo ser la cortina que ahora te abraza desde la ventana? No saltes por favor. Mejor ven, cierra los ojos y revive conmigo las caricias del satín. Anda, entra en la tina conmigo. Quiero inundar tu vientre y que sea el agua nuestro único testigo. ¡No deseo que mueras! Date la vuelta y permíteme soñar con tus venas otra vez; con ese, su murmullo. ¿No ves que si mueres yo quedaré aquí, encerrado en esto en que me has convertido?

Jun 142013
 
Oscuridad

Uno de mis últimos fragmentos, escrito en el “Gato Calavera” bajo la seductora atmósfera de la lluvia. Disfruto en realidad esos instantes de plena excitación, cuando la oscuridad toma mis hombros, me seduce; sus manos frías rompen los botones para alcanzar mi pecho y siento sus labios en el cuello. No puedo creer el poder que no provoca. La fantasía de su cuerpo parece lejana pero en realidad, me devora con un hambre que nadie puede imitar. El poder de esas uñas al penetrar mi carne… cada gota de sangre le pertenece.

May 082012
 
Asfixia

Mis pulmones no reciben más el viento de tus besos. Ahí donde mil nombres resuenan ya no estará el mío y sin embargo, tus labios aún laten allende el páramo desierto de la piel; donde las caricias se ahogan y las sombras pintan envejecidas figuras sobre la pared de mi cueva; aroma de tibia humedad, un ardor y el eco de tu boca cual estentórea cadena de pretérito. El viento acicala la siempre fresca yerba del pubis y no obstante, ya sólo te veo dormir, Aurora. No hay recuerdo que habite tras los límites del cementerio.

Aug 312011
 
Gaia

Las tumbas lucen inquietas luego de abandonar el sueño. La mujer avanza, mientras los cabellos decaen entre la niebla para cubrir su rostro. De cada uno, siento desprender la fragancia de la tierra. Paso a paso, una piel blanca asoma discretamente. ¡Escúchame, mujer! La mujer se detuvo y sus ojos oscuros me estremecieron al instante. “Déjame probar de lo profundo devenido”, pronuncié. “Arrástrame sin promesa alguna de volver. Dame la negra luz de esos, tus ojos y que el vacío del cielo me lleve tras de ti. Ninfa de agua que arrastra mis venas bajo su corriente, abre tus piernas al menos una vez”.

Jan 232011
 
Lava

Manos ígneas que arrojan lava de deseo. Mi pene es la colina de Pompeya, de cuya entraña exhala Eros con la voz de mil Titanes enfurecidos. El cáliz que derrama hace arder la piel y sólo la piedra recuerda el paso que insemina a la Tierra; flujo que hace sucumbir todo aquello que toca; atmósfera tóxica, llena palabras destinales. Todo resulta propiedad del fatum. Nadie más puede alimentar ese fuego. Únicamente el humo se alza como aviso o advertencia de un volcán que espera soñando, añorando y que es temido por aquello mismo que desea… hambriento.

Jan 232011
 
Seda Negra

Envueltas en la seda negra de tu vestido, mis dedos oprimen hasta saciarse de tu cabello. No puedo pensar sino en ti, un deseo yaciente entre las sábanas. Tú eres la ofrenda a la que admiro desnudo, en tanto tú, aún vestida, reflejas el plenilunio a través de tu pecho. La luna se derrama del espejo de tu escote, descendente por la oquedad que devora las tinieblas de tu piel. No veo más que una bifurcación exaltada por el busto; senos que se elevan en un capullo, crecen y decaen al misterioso ritmo de tu respiración.

Sep 172010
 
Fugaz Eternidad

Ascenso y descenso convergen en un punto-instante de fugaz de eternidad, allí donde todo nacer es muerte y donde todo lo pasado se encuentra en porvenir. Ese punto-instante de tensión conformadora, es mi cuerpo; un presente donde todo converge. Asimismo tu vagina, el clítoris o la semilla que descubre el aliento de la tierra. Al final de cuentas, se trata de un coito; el choque de mi mano contra tu mano; la lucha de mi corazón y el tuyo; Inanna y Dúmmuzi. Pasado y Por-venir como dos muslos o gotas de miel que se extienden hasta mi garganta, mordisco a mordisco, beso a beso que bebo como el mar de las aguas profundas de tu misterio. Sólo entonces, es posible crecer hasta el plenilunio.

Sep 172010
 
Cabellos Negros

Cabellos de miel, cuenta tras cuenta, como una fantasía oculta tras el collar de ambar de tus venas. Ojillos que saltan en derredor cual estrellas de madrugada, centelleando, destilando lágrimas de semen nota tras nota, tecla tras tecla, como el piano desnudo de mis manos. Todas se desprenden de ese hilo que pende entre tus piernas, infernales flamas; lira suave, acompasada; secreto del hueco, del nido que no podrá alimentarse más de mis pecados, sólo calumniarte con mis ruegos. Ahí, quieto, somnoliento, semejante al arrecife que se alza cual pene erecto. Estás ahí, oh clítoris, muerto… y tus gotas empapan con cera de diamante la almohada de mis ansias.

Mar 022010
 
Noches Escarlata

Sueño de noches escarlata y solitaria luz de plata en el cielo. Noche clara, sobre la que descansa tu cabello; destino por igual de mortales e inmortales. Hetaira de brillantes estrellas, noche estival, permite que nuestros cuerpos hablen, derramándose por los poros de un ardiente palpitar. Permíteme penetrar las fuentes del mar y que mi vela arda allende la tibia oscuridad de tu vientre; cera hirviente, gota a gota, letra tras letra, beso a beso que se derramará como un murmullo hasta tatuarte, hasta marcarte y así el aroma de mi luz trasladará tu secreto. Así es tu silencio, Jassibe, botón de flor.

Feb 242010
 
Confesiones (I)

Recuerdos de un amanecer de cielo gris. Vivir de noche sin contemplar el crepúsculo. Morir de día sin calentar las negras entrañas. Asfixiar el agudo grito del pecho y negarle su respiración. Vagar hambriento más allá de la incansable marcha de guerras impropias y mientras tanto, el silencioso crepúsculo permanece en la demora.